Cómo rehabilitar tu casa

Son muchas las personas que quisieran comprarse una casa nueva, pero seamos realistas: algo así vale mucho dinero y muy pocas personas se lo pueden permitir. Es por eso que cada vez hay más personas que se apuntan a la rehabilitación de sus casas. Normalmente, la decoración y distribución de una vivienda tiene una vida útil de 20-30 años (aproximadamente). Con el tiempo, las modas cambian y se tienen que hacer cambios para poder adaptarse a lo nuevo. Sin ir más lejos, un buen ejemplo lo tenemos en los pasillos: antes toda casa tenía un pasillo y ahora ya no las hacen así, sino que ponen espacios más diáfanos y transversales. Las empresas de reformas en madrid comentan que son muchas las consultas que se hacen, ya que cada vez hay más personas que deciden hacerlo ellos y contar con soporte profesional en situaciones muy concretas.

¿Rehabilitaciones parciales o completas?

Bueno, es una pregunta pero la respuesta no siempre determina las intenciones de los propietarios, ya que hay muchas personas que quisieran hacer reformas integrales pero no pueden por falta de permisos o, sobre todo, recursos económicos. Por eso lo más normal es ir cambiando “por partes”.

El baño y la cocina son lo más “caducable”, es decir, lo que se ve viejo más rápidamente. Las tuberías, los diseños, los azulejos… todo ello debe cambiarse con cierta periodicidad. Luego vendrían otras zonas como el comedor o las habitaciones (especialmente si son de niños, que crecen y deben cambiarse, sobre todo con el paso de niño a adulto).

habitacion-pirata

Otros “apaños que pueden hacerse”

  • Cubrir grietas y reforzar paredes: cuando la casa está en mal estado por vieja, es nuestra responsabilidad asegurar que nada malo nos puede pasar en ella. Sobre todo cuando se trata de una vivienda antigua. El techo también deberá mirarse y evaluar si hace falta rehabilitar las bigas o las columnas que lo amparan.
  • Arreglar instalaciones eléctricas: lo mismo que el caso anterior. Si son viejas o antiguas, se debe revisar urgentemente. Aprovechando que lo haces, puedes mirar que opciones tienes en materia de ahorro energético, así haces una inversión que a la larga te dará buenos resultados en cuestión de ahorro y sostenibilidad.
  • Pintar: qué gran solución. Cuando uno pinta las paredes de una casa casi que se podría decir que la cambian totalmente. Vale, no es una rehabilitación como marca la definición, pero al menos le das una nueva cara.
  • ¿Humedad? hay casas que, por su situación, contienen altos índices de humedad. Antes de hacer obras o rehabilitar según que cosas, lo que puedes hacer es comprar un deshumidificador. Se conecta y el aparato solo capta la humedad del ambiente y deposita toda la agua absorbida en un cubo.

des

  • Luminosidad: no es una gran reforma, pero hacer más grande una ventana para que entre más luz no solo te aportará más luz solar natural sino que notarás que tus ánimos van mejor. Y es que está demostrado científicamente que la luz natural del sol no solo nos aporta vitamina D sino que además hace que estemos de mejor humor y que rebajemos los índices de estrés.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *