Tipos de despidos

despido

Existen varios tipos de despidos ya sean nulos, procedentes o despido improcedente. Vale la pena conocerlos para saber qué tipo es el que te han aplicado (en caso de que te hayan despedido) o a qué atenerte en caso de que pueda afectarte o quieras despedir a alguien en tu empresa.

Básicamente se podría decir que existen tres tipos de despidos:

  • El despido objetivo: será aquel que, tal como indica su nombre, se produce por causas objetivas. Algunos ejemplos serían pues que el trabajador no esté cumpliendo bien con sus obligaciones, que la empresa tenga que reducir plantilla por temas económicos, técnicos, organizativos o de producción, que estén habiendo pérdidas reiteradas, etc.

Excepto algunas particularidades, la indemnización será de 20 días por año trabajado.

Las empresas que realizan este tipo de despidos están obligadas a comunicarlo al trabajador con un mínimo de quince días de antelación. Una vez comunicado, el trabajador tiene derecho a estar allí hasta su último día sin sufrir ningún descuento ni presión (e incluso reclamar si presupone que dicho despido es injusto).

  • Despido disciplinario: cuando un trabajador no cumple con su contrato, entonces se podrá producir un despido disciplinario. Se entiende por ello todas las faltas de indisciplina, de asistencia, insultos o malas palabras, faltas de respeto, bajada voluntaria del rendimiento, presentarse a trabajar con síntomas de haber bebido o haberse drogado, etc. Se incluyen también aquí los acosos laborales: cuando se demuestra que un trabajador ha acosado a otro (en la forma que sea), también podrá ser despedido disciplinariamente.

Cuando la empresa opta por esta vía, debe indicar al trabajador cuales han sido claramente los motivos de la decisión.

  • Despido colectivo: tal como os podéis imaginar, el despido colectivo es cuando afecta a un número determinado de trabajadores. Esta decisión responde a causas que pueden ser económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Se considera colectivo cuando afecta a:

  1. 10 trabajadores cuando la empresa pequeña (de 1 a 100 empleados)
  2. 10% de trabajadores cuando hay entre 100 y 300.
  3. 30 trabajadores cuando la empresa sea de más de 300 empleados.

También se incluyen aquí las empresas pequeñas en donde se despida a todos los empleados y se cese totalmente la actividad.

Estos casos, al ser más complejos (algunos requieren comité de empresa, etc.) se deben observar detenidamente para estar seguros que no se está incumpliendo ningún derecho laboral básico.

 ¿Cuándo será procedente, improcedente o nulo?

Los tres tipos de despido mencionados anteriormente, pueden ser declarados procedentes, improcedentes o bien nulos. Cuando se realiza un despido, sea del tipo que sea, la persona empleada podrá no estar de acuerdo y acudir ante el juez, que será quien determinará si es legal o no el proceso que se ha llevado a cabo.

  • Si se trata de un despido procedente se recibirá una indemnización de 20 días por año trabajado.
  • Si se trata de un despido improcedente, el empleado tendrá que ser readmitido de nuevo en la empresa, y si no se puede pues se le tendrá que abonar una indemnización por despido.
  • Si se trata de un despido nulo, es decir, que se ha hecho sin tener en cuenta la ley, se tendrá que admitir de nuevo al trabajador y pagarle por los días que no ha estado trabajando. Los más habituales de este último son despidos por cuestiones culturales, mujeres embarazadas, etc.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *